Ir a la barra de herramientas

Domingo XXII del tiempo ordinario.

Nos encontramos ya en el domingo 22 del tiempo ordinario y  reunidos en la casa de Dios porque nuestra alma tiene sed del Dios vivo. La Palabra de Dios nos instruye cada domingo, y hoy nos exhorta a seguir al Señor, cargando con nuestra propia cruz. La liturgia de hoy comienza presentándonos la confesión de Jeremías ante el peso de anunciar la Palabra de Dios. Pablo nos pide que sepamos discernir bien la voluntad de Dios, y Jesús nos advierte que para seguirle hay que tomar su cruz y no tener miedo a nada. por eso proclamaremos con el salmo: “Tu gracia vale más que la vida”.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio de este domingo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × uno =

Translate »