Ir a la barra de herramientas

Domingo XXIII del tiempo ordinario.

La liturgia de este Vigésimo Tercer Domingo contempla la recuperación comunitaria del pecador mediante la corrección fraterna. El pecado es una realidad en la comunidad cristiana; pues no es la Iglesia una asamblea de ángeles, seres impecables, sino de hombres y mujeres que, en medio de limitaciones y flaquezas humanas, caminan unidos como hermanos hacia Dios. San Mateo, en el evangelio de hoy, nos presenta nuevamente a Jesús; y a Pedro que trata de disuadir a Cristo de la misión del Padre. Jesús, le reprocha su actitud, como una egoísta y humana. Y nos lanza un reto, que lo sigamos, renunciando a nuestras comodidades y placeres para servir al prójimo.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cinco =

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: