III DOMINGO DE ADVIENTO.

La alegría penetra la liturgia de este tercer domingo de Adviento. Nos acercamos a la Navidad y esta cercanía nos lleva a meditar más profundamente en la venida final de Cristo. Estamos alegres y agradecidos porque se nos ha dado el Espíritu, se ha predicado la Buena Nueva y se nos asegura la salvación. Nosotros también, al igual que Juan Bautista, hemos sido llamados a predicar el camino del Señor; a preparar nuestros corazones para su llegada en esta liturgia y todas las veces que diariamente viene a nuestra vida.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 5 =

Translate »
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

A %d blogueros les gusta esto: