Ir a la barra de herramientas

IV domingo de Cuaresma.

Iniciamos este tiempo con el paso de Jesús en el desierto. Este desierto que estamos viviendo con esta pandemia que vivimos. Les invitamos a unirnos en oración a celebrar este IV domingo esperando ansiosos la celebración de la Pascua. Si el domingo pasado destacaba el símbolo bautismal del agua, ahora nos encontramos con otros dos: el aceite y la luz. El primer libro de Samuel nos narra cómo el profeta Samuel ungió a David como rey de Israel. El evangelio de San Juan nos presenta a Jesús como luz del mundo que ilumina los ojos de un ciego de nacimiento. Y San Pablo nos recuerda que siempre debemos comportarnos como hijos de la luz.
Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio para reflexionar y ver en familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: