Ir a la barra de herramientas

VI domingo de Pascua.

La Palabra de Dios nos invita a preparar nuestro corazón para acoger el don del Espíritu Santo. La liturgia es escucha, oración y comunicación con Dios a través del Espíritu. Gozosos y confiados celebremos nuestra fe y proclamemos con nuestra presencia nuestra fe en el Señor. Es el tiempo de la Iglesia y de la evangelización. Los apóstoles recorren las ciudades predicando a Cristo, oraban con los oyentes de la Palabra y les imponían las manos para que recibieran el don del Espíritu. La Iglesia y todos sus hijos estamos llamados a dar razón de nuestra fe y de nuestra esperanza. Si crees en Cristo, anúncialo. Si te sientes amado por Dios, proclámalo. Si te identificas con los hermanos en la fe, confiésalo. Dios no te obliga a nada y te invita a todo. El Señor Jesús está con el Padre. Hay muchas presencias del Señor en su ausencia. Pero ninguna más hermosa, ninguna más eficaz que la presencia del Espíritu en nuestras vidas.

Estas son las lecturas de este domingo y también el vídeo del evangelio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + ocho =

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: