VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Celebramos este domingo el sexto domingo del tiempo ordinario donde la Palabra De Dios viene en nuestra ayuda en medio de este tiempo pandémico donde debemos a la luz de la palabra colaborar haciéndonos solidarios día a día con nuestro prójimo.

El libro del Levítico del que es nuestra primera lectura, nos muestra la terrible ordenación jurídica y religiosa sobre los leprosos. Ni siquiera podían vestir con decoro. Era la enfermedad más contagiosa conocida hasta entonces y la Ley ponía inhumanos medios para evitar su propagación. La venida de Cristo cambiará radicalmente esa Ley tan dura.

La lección de Pablo, en el breve fragmento que escucharemos de la primera carta a los fieles de Corinto, es singular. Y dice que todo lo que hay en el mundo es bueno y sirve para dar gracias a Dios. Somos nosotros los que distinguimos absurdamente viendo cosas malas donde solo hay buenas. Tendríamos que hacer todo, como nos dice la segunda lectura, para gloria de Dios, pero vemos que eso no es así. Y de ahí los muchos problemas que sufre nuestro mundo.

Jesús rompe la durísima ley que separaba a los leprosos del mundo. La curación es sin duda la solución universal al problema. Pero a nosotros la enseñanza que recibimos de este texto evangélico es que debemos reconocer nuestras limitaciones, faltas y problemas y, como el leproso del Evangelio, ponernos ante el Señor para decirle: “si quieres puedes limpiarme”. Encomendar a Él la solución de nuestras angustias. Y, eso sí, cuando nos veamos limpios no dejemos de dar gracias a Dios. No lo olvidemos. 

Estas son las lecturas de este domingo así como el vídeo del evangelio para disfrutarlo en familia. 

 

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 10 =

Translate »
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

A %d blogueros les gusta esto: